2015 año de bendiciones y nuevos retos

A pocas horas de haber entrado al nuevo año, podemos ver en retrospectiva los sucesos más sobresalientes que ocurrierón en nuestra vida durante el año que quedó atras, las cosas buenas y las cosas que parecían malas, ¿por qué digo las cosas que “parecían malas”?, porque dice el Apóstol Pablo en la Carta a los Romanos 8:28 “Y sabemos que a los que aman a Dios, todas las cosas les ayudan a bien, ésto es, a los que conforme a su propósito son llamados.” he remarcado la palabra “todas” ya que los que leemos este versículo debemos entender que los sucesos contrarios que vivimos el ya pasado año 2014 estaban dentro del plan de Dios para nuestra vida, no hubo algún suceso que estuviera fuera del control de Dios, aún aquellas situaciones en las cuales tomamos malas decisiones, Dios ya lo sabía y como le amamos todo lo que pasamos nos ha ayudado para bien. Tal vez estemos terminando el año no como quisieramos terminarlo, pero con todo debemos de dar gracias a Dios por darnos la oportunidad de empezar uno más. Cada día que hemos vivido desde que aceptamos a Jesucristo como Señor y Salvador, como hijos que somos, Dios nos muestra qué es lo que quiere de nosotros y cuales son las cosas que le agradan que hagamos, aunque a veces es difícil verlas claramente, por eso es necesario tener más tiempo de comunión con Dios, ésto es, mas tiempo de oración en privado y leer la Biblia, estas son las dos cosas más importantes que todo seguidor de Cristo Jesús debe de hacer diariamente.

Es muy común que en esta época, la gente busque formas o métodos para que el año que esta comenzando les vaya mejor en sus trabajos, familia y economía, hay quienes se hacen un autoanálisis de cada evento que marco su vida el año ya transcurrido y se proponen no cometer los mismo errores el próximo; otras, son superticiosas y hacen rituales para llamar lo que ellos llaman “suerte” y hay quienes van más allá y consultan a personas que supuestamente tienen la capacidad de conocer lo porvenir. Pero realmente, ninguno de éstos métodos son capaces de asegurar que el año que comienza será mejor que el anterior, es más, este tipo de rituales o tradiciones van totalmente encontra de lo que Dios no manda en su Palabra que es la Biblia porque Dios no quiere que confiemos en nuestra propia prudencia, sino que lo conozcamos y confiemos en Él, Dios quiere tomar el control completo de nuestras vidas.

Dios en su infinito amor hacia nosotros nos ha dejado el cómo hacer para que cada año sea bendecido y prosperado y podamos ver su mano poderosa obrando en nuestras vidas, estas instrucciones las encontramos en la Biblia en el libro de Deuteronomio capítulo 28:1-14; en él, Dios nos muestra las bendiciones que podemos alcanzar por la obediencia hacia Él, y precisamente el título de éste capítulo es “bendiciones de la obediencia”. No es necesario que para que este año que inicia no vaya bien hagamos algún tipo de ritual que desaprueba Dios, para que este año seamos bendecidos y prosperados es necesario acercanos a Dios con un corazón sincero y arrepentido por las malas obras que hemos hecho y con las que lo hemos ofendido, es necesario que nos volvamos parte de la familia de Dios aceptando a Jesús como nuestro único y suficiente Salvador, teniendo fe que por su muerte en la cruz del Calvario hemos sido perdonados de nuestros pecados y que Dios con el poder del Espíritu Santo lo levantó de los muertos para demostrarnos que de la misma manera seremos levantados de la tumba el día que Jesús regrese por su Iglesia. Este es el primer paso en el camino de la obediencia y por la cual seremos bendecidos por Dios.

Si tú quieres que Dios bendiga tu vida este año, acercate a Él, congregate en una iglesia cristiana cercana a tu casa donde se predique a Jesucristo como el único camino para llegar al Padre Celestial, porque, éste tambien es un mandato del Señor Jesús que es necesario que nos congreguemos en una iglesia (Hebreos 10:25) porque es allí donde los maestros que ha puesto Dios para edificación de su pueblo te enseñarán cómo podemos obedecerle, que debemos hacer para santificar nuestra vida delante de Él.

La verdad es que no es fácil mantenerse en obediencia a Dios, pero, bien vale la pena esforzarnos en hacerlo porque podremos ver las bendiciones en nuestra vida, ése es el reto diario que hemos adquirido como hijos de Dios. La obediencia a Dios, nos traerá bendiciones a nuestras vidas y nos alcanzarán donde quiera que estemos. Mi oración por ti es que el Señor cumpla su perfecta voluntad en tu vida, que aprendas a ser obediente y que seas prosperado en todos tus caminos, amén. Gracias a Dios por este año 2015 que por nuestra obediencia será lleno de bendiciones ¿tú lo crees?.

Publicado en Vida Cristiana Etiquetado con: , , , ,

Deja un comentario